Un año más, Wisdom School organizó su Semana Solidaria antes de las vacaciones de Navidad. Make-A-Wish Spain es una de las fundaciones sin ánimo de lucro con la que colaboramos de forma periódica.

Este año la fundación tuvo la gentileza de ofrecernos el testimonio de uno de sus beneficiarios. Josué Hernández Hervás pudo cumplir su sueño gracias a la labor de Make-A-Wish.

Josué tiene 22 años y acaba de graduarse en Relaciones Internacionales. Ha venido al colegio conduciendo su propio coche. Es una persona amable que no deja de sonreír, agradecido en todo momento por ser capaz de llevar una vida normal como cualquier otro chico de su edad.

Cuando Josué tenía 10 años fue diagnosticado de un tumor en la médula, teniendo que someterse a una operación que no fue del todo bien. Con 13 años, tuvo que abandonar sus estudios en 1º de E.S.O. Su enfermedad le había debilitado tanto que no podía andar y pasaba los días entre una cama y una silla de ruedas.

Pero Josué no se dio por vencido. Las circunstancias le llevaron a Baltimore, Estados Unidos, donde se sometió a otra operación que resultó ser todo un éxito. Se esforzó al máximo en su recuperación, llevando a cabo una rutina de mucho ejercicio que, a día de hoy, sigue manteniendo.

Durante ese tiempo, su madre se puso en contacto con Make-A-Wish para dar a conocer el caso de su hijo. Desde la fundación le preguntaron cuál era su ilusión. “En Estados Unidos me hice fan del fútbol americano”, explica Josué. “Quería conocer a Ray Lewis, del equipo de Baltimore, la ciudad en la que me operaron. No sólo era un buen tío dentro del campo sino que fuera, que es lo importante, era un gran líder: ayudaba a sus compañeros siempre que lo necesitaban”.

Josué estaba en su primer curso universitario cuando le concedieron su deseo. Ray Lewis ya no jugaba al fútbol, pero era comentarista deportivo. “Fui a Cleveland cuando comentaba uno de los partidos de su equipo”, nos cuenta Josué. “Conocí a Ray Lewis y, además, pude ir al vestuario para conocer a todos los jugadores y hablarles de mi caso”.

Josué acaba de iniciarse como voluntario en Make-A-Wish Spain. Esta es la primera vez que acude a un centro escolar a contar su historia. “Es importante ver cómo ayuda la fundación”, asegura. “Aunque parezca que todo pueda ir bien en la vida, hay momentos en los que te puede dar un palo. Pero hay que seguir adelante con esfuerzo y dedicación. Disfruto de todos los días de mi vida dando gracias por lo que tengo”.

Como voluntario de Make-A-Wish, presenta su caso y echa una mano para otros niños beneficiarios. En esta ocasión ha venido para ayudar a Elena, una niña de 8 años cuyo deseo es viajar a Disneyland y conocer a las princesas de sus cuentos de hadas. “A lo largo de la vida necesitaremos la compañía y la ayuda de otras personas, por eso es importante que nosotros también ayudemos”, afirma Josué sin perder la sonrisa.