El sábado día 2 de febrero fue “La Chandeleur” en Francia. El día de la Candelaria, “La Chandeleur” o fiesta de las velas (fête des Chandelles) se celebra en Francia cocinando crêpes y disfrutándolas con la familia y los amigos, incluso en los colegios.

Un poquito de historia

El 2 de febrero se celebra la presentación de Jesús en el templo, 40 días después de la Navidad y tradicionalmente se celebraba con una procesión de velas. Esta procesión consistía en que todos los creyentes iban a buscar una vela al templo y debían llevarla hasta su casa encendida, sin que se les apagara por el camino y, así, tendrían un año próspero.

Otra de las cosas que se decía del origen de las crêpes, tenía que ver con las cosechas. Se decía que, si no se hacían crêpes el día de la Chandeleur, el trigo se pudriría. Además, para los supersticiosos que quieren tener un buen año de dinero, dicen que la primera crêpe hay que voltearla con la mano derecha y con una moneda en la mano izquierda. Esta moneda traería suerte y protegería a la familia de la falta de dinero a lo largo del año.

Hay una última creencia con respecto al tiempo. Se decía que un oso salía de su guarida, si la temperatura era suave y lucía el sol, se volvía rápido a continuar con su hibernación, porque sabía que el invierno iba todavía a durar. Si, por el contrario, era un día gris y no conseguía ver su sombra, la primavera y el buen tiempo llegarían pronto.

         Soleil de Chandeleur

       Annonce hiver et malheur

Pase lo que pase, llueva o nieve, no dejéis de degustar unas deliciosas crêpes en familia. Para ello, os proponemos que os animéis y preparéis esta sencilla receta.

Masa para hacer las crêpes:

  • 4 huevos
  • 1 pizca de sal
  • 250 gr de harina
  • 1/2 litro de leche
  • 50 gr de mantequilla
  • 2 cucharadas soperas de azúcar.

 

Es importante mezclar bien los ingredientes para formar una masa homogénea y sin grumos. Integrar todos los ingredientes cuidadosamente  y dejar la masa reposar por lo menos una hora.  Después, se calienta una sartén antiadherente y se unta con mantequilla o aceite. Cuando está caliente, se vierte un poquito de masa en el centro y se va moviendo la sartén para cubrir todo el fondo y que así queden lo más finas posible. Después ya sólo queda volteárlas.

¡Qué paséis una Feliz Chandeleur! Bon appétit!