Jugar es un derecho para cada niño/a en todas sus etapas de crecimiento y desarrollo. 

El 30 de septiembre el colegio se convirtió en un fantástico espacio de juegos. Celebramos con nuestro alumnado de Educación Primaria el Día Internacional del Juguete. Así, de manera excepcional, permitimos que nuestro alumnado trajese sus juguetes favoritos a la par que les proporcionamos juegos educativos.

Jugar es un impulso natural asociado a la infancia. Este impulso nos lleva a descubrir, interactuar, observar e interpretar el entorno. Mediante el juego, establecemos relaciones de amistad, aprendemos a tratar con el resto de iguales, potenciamos habilidades y capacidades tanto mentales como psicomotrices y, además, vencemos el miedo a lo nuevo, asumiendo pequeños retos que nos ayudan a crecer. Con el Día del Juguete pretendemos reivindicar el juego como una potente vía que refuerce los vínculos de los/as niños/as – entre sí y con su entorno social-. Además, cuando un niño/a juega, descubre normas y valores, agiliza su desarrollo emocional y aprende a gestionar de una manera sana sus frustraciones.

Jugar es imprescindible para un desarrollo óptimo y sano de los/as niños/as. ¿Jugamos?