El viento en la cara, el blanco níveo reflejándose más allá de donde alcanza la vista, sentir la movilidad superando las leyes de la gravedad… Está claro: deslizarse por la nieve es una experiencia inigualable. El esquí o esquí alpino es, además, un deporte que se lleva practicando desde hace décadas en los Alpes – de ahí su nombre, claro- y se incorporó al programa oficial de los Juegos Olímpicos en 1936. Este deporte de invierno por excelencia consiste en efectuar un descenso por pista – o fuera de ella, si se es muy pro- a través de la ladera de la montaña, en el menor tiempo posible, siguiendo el trazado sinuoso que marcado por balizas.

El 22 de marzo, el alumnado de 4º, 5º y 6º de Educación Primaria se trasladó hasta Navacerrada para disfrutar de una jornada de esquí. Durante todo el día, guiados por monitores profesionales y sus propios profesores del centro, se deslizaron por el suelo nevado en un sumun de ejercicio físico y diversión.